Envío gratis a todo México en pedidos mayores a $500

La fatiga no es normal en el envejecimiento y puede ser un síntoma de algún padecimiento

Los estigmas e imágenes preconcebidas del envejecimiento provocan que este síntoma sea ignorado debido a que se asocia con el proceso natural del avance progresivo de la edad, privando a los pacientes de la posibilidad de un diagnóstico y un tratamiento adecuados.

Dirección de Enseñanza y Divulgación del Instituto Nacional de Geriatría

De acuerdo con el doctor Eduardo Sosa Tinoco, especialista del Instituto Nacional de Geriatría (INGER), la fatiga es una sensación de falta de energía, de debilidad generalizada o de incapacidad para iniciar alguna actividad. Puede categorizarse como reciente cuando tiene menos de 1 mes de duración, prolongada si dura entre uno y seis meses o crónica cuando persiste más de 6 meses. La fatiga significativa no mejora con el reposo, lo cual ayuda a distinguirla de cansancio debido a las actividades cotidianas.

La fatiga se asocia a múltiples condiciones de salud como son enfermedades del corazón. La fatiga puede presentarse hasta en el 70% de las personas mayores. en su forma reciente o prolongada. En algunos estudios se ha observado que 2 de cada 5 personas mayores se sienten fatigados la mayor parte de tiempo. La fatiga se asocia a múltiples condiciones de salud como son enfermedades del corazón, de los pulmones, del sistema nervioso del sistema musculo esquelético, la diabetes mellitus, enfermedades reumáticas, cáncer anemia, así como efectos secundarios de los medicamentos. Algunos autores consideran que la fatiga también representa una de las características que integran al síndrome de fragilidad, condición frecuente en personas de edad avanzada, refirió.

Sentirse fatigado puede ser un indicador de que algo está ocurriendo en el organismo. A pesar de que no sea una enfermedad en sí misma, la fatiga es un síntoma que pone de manifiesto diferentes padecimientos Por eso, es necesario que si el síntoma persiste sin ningún alivio se consulte a un profesionista de la salud.

Una forma de identificar esta problemática es observar si la persona mayor se queja de la propia fatiga, de deterioro o incapacidad funcional inexplicable, incluso de desánimo. O bien, los familiares han observado cambios a este respecto.

De acuerdo a la Guía de diagnóstico y manejo de fatiga y pérdida de vigor de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las causas habituales se dividen en agudas y crónicas. Las primeras, se presentan cuando la persona ha tenido afecciones como infartos cardiacos o sufre de insuficiencia cardiaca, ésto provoca que los esfuerzos físicos generen mayor cansancio, es decir, aumentan la probabilidad de fatiga o bien impiden un sueño reparador.

Las causas crónicas de la fatiga están asociadas a manifestaciones que suelen indicar algún padecimiento no diagnosticado que sigue su cáncer, la tuberculosis, endocarditis infecciosa, entre otras.

De igual forma, se ha demostrado que también las intervenciones de dolor pueden provocar este síntoma. Además, ciertos tratamientos como la quimoterapia y la radioterapia son causas potenciales es considerar.

Se debe de solicitar asesoría médica para la revisión constante del para encontrar potenciales interacciones responsables de la fatiga o efectos directos sobre las funciones de los órganos del cuerpo.

Además de las causas orgánicas, la fatiga prolongada o crónica está La depresión es un aspecto fundamental pues los sentimientos y salud. Las personas mayores con este tipo de manifestaciones clínicas aislamiento, inseguridad y pesimismo.

Debido a que la fatiga es un síntoma que surge debido a causas múltiples, se recomienda buscar ayuda de profesionales de la salud y no atribuir el problema a la vejez, puesto que podría impedir la búsqueda de una causa semántica o tóxica curable.

En muchos casos, el tratamiento de la fatiga no necesita el empleo de medicamentos, es más frecuente que por el contrario, haya necesidad de suspender algunos que se estén utilizado cuyos efectos secundarios alteraciones o problemas particulares, se utilizan tratamientos específicos en función de las causas identificadas

Fuente: Dirección de Enseñanza y Divulgación del Instituto Nacional de Geriatría, 2019, “La fatiga no es normal en el envejecimiento y puede ser un síntoma de algún padecimiento", Boletín Informativo Julio 2019.

Abrir chat
1
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Powered by